jueves, 26 de marzo de 2015

Misterios a velocidad de crucero

¿Nos cuentan la verdad?

Los misterios de la catástrofe del vuelo GWI9525 se unen a otros episodios de accidentes durante el vuelo, como el avión de Air France que cayó al Atlántico o el de Malasyan que ha desaparecido sin rastro alguno.

Y más que posibles suicidios o inmolaciones, según el vocabulario yihadista son el  EgyptAir 990 que se estrelló en el Atlántico en 1999 y el de Silkair 185 en 1997. Ver el aludido enlace a Le Monde más arriba.

La inestabilidad política mundial, el estado de ignorancia cada vez más pronunciado pese a los espejismos de Internet al que las autoridades someten a sus ciudadanos, y las falsas expectativas sobre la infalibilidad de la tecnología, véase el artículo El virus de la inseguridad aérea, hacen que los misterios planeen sobre esta y otras catástrofes hasta que la débil memoria de las gentes las sepulte en el olvido.

Ya no se trata sólo de que las maniobras de despegue y aterrizaje sean las más peligrosas. Las muchas horas que las aeronaves pasan en crucero también son un riesgo cierto para la seguridad aérea. Y como en el 11S nos ocultan buena parte de lo que sucede.

P.D. 13.00 horas Existe una acción deliberada del copiloto de estrellar el avión cuando se queda solo en cabina e impide entrar al comandante. La investigación cambia a homicidio voluntario, según el fiscal de Marsella que lleva la investigación.