viernes, 13 de febrero de 2015

Botín contra Entrecanales

Caprichos millonarios

Caprichos millonarios en tiendas de viajes

Hace un par de días Preferente informaba "en rabiosa exclusiva" de la puesta en marcha de un proyecto de agencia de viajes impulsado por el fondo de Javier Botín, ahora que la herencia está todavía fresca, junto a Telefonica y el fondo Ibersuizas para abrir una gran agencia de viajes llamada, con poca originalidad, Pangea, y apostillada "La Fábrica de Viajes"

El proyecto tratará por supuesto de ser el último grito en tecnología, "multicanal, innovador, espectacular" (sic) y para ello nada mejor que seguir la senda de otros grandes como Decathlon, Ikea, Amazon, que es de donde proceden algunos de los previstos fichajes, como el ex de Barceló Viajes, Fernando Moreno. Los padrinos del proyecto quieren “crear la tienda de viajes y ocio más grande de Europa”, aunque al revés que en el caso de Ikea, suponemos que los productos vendrán ya montados.

Hoy ese mismo medio informa del objetivo de establecerse en un local de la calle Serrano, que es donde se ubica Deviajes la tienda de ropa y agencia de viajes ligada a la familia Entrecanales, dueña del enorme local en la mejor zona de la milla de oro madrileña, cuya valor como activo o renta no suele entrar en el balance y mucho menos en la cuenta de resultados de la tienda, abierta hace 25 años por Miguel Briongos, reconocido pionero en guías de viaje con aquellos ingenuos pero dignos libros de Tinta Verde, únicas guías en castellano junto a las miserables chapuzas que la editorial Grech de los hermanos Huertas perpetraba con las Trotamundos francesas.

Parece un desafío en toda regla apuntando ambos proyectos a la gente "guapa" madrileña ligada a las grandes empresas del Ibex -y otras medianas del mercado continuo-, que suelen quemar dinero "incómodo" en viajes, sin reparar en el monto final de la cuenta.

Esperemos que el nuevo proyecto de Botín, Alierta y sus muchachos tengan más éxito que Barceló en el proyecto en que se alió con Worldwide Retail Store, con el mencionado Fernando Moreno al frente, en la tienda National Geographic de Gran Vía de Madrid, que el conglomerado de viajes abandonó dando un portazo al cabo de un año por su falta de rentabilidad, y que hoy vegeta como bar  restaurante y venta de merchandising y quincallería de la marca amarilla de viajes.