lunes, 12 de enero de 2015

Adiós Schengen, hola Gran Hermano

Volar en tiempos revueltos

Volar en tiempos revueltos


No es una app, sino una API, Información Anticipada de Viajeros, el archivo que maneja la policía para controlar los desplazamientos aéreos, en el que consta el nombre completo del pasajero, su fecha de nacimiento, su sexo, su nacionalidad, su número de pasaporte, la fecha de caducidad del mismo y el país que lo emitió, así como el país de residencia del titular.

Pero a raíz de los atentados de París contra el semanario Charlie Hebdo y con la excusa de los viajes de yihadistas europeos a las zonas de conflicto en Oriente Medio, se va a imponer, mediante el recurso a la Ley Mordaza, un nuevo súper fichero denominado PNR, Passenger Name Record en donde conste la fecha de reserva del vuelo; la fecha de viaje previstas; la dirección, el número de teléfono y el correo electrónico; la forma en que pagó el billete (en efectivo o con tarjeta de crédito); si lleva equipaje o no; el itinerario completo que planea realizar el pasajero; si esta persona realiza frecuentes viajes en avión; con qué agencia tramitó sus pasajes; datos sobre el embarque del pasajero; cancelación del viaje; número de asiento que va a ocupar en el avión; detalle de si el interesado va solo o acompañado; detalle sobre el número de acompañantes y la identidad de estos.

Y el ministro del ramo del PP, el beato integrista Fernández Diaz, miembro del Opus Dei, único partido que respalda ese atentado contra las libertades, ha declarado que está de acuerdo en acabar con el tratado de Schengen porque de paso, le ahorraría problemas en la frontera del reducto colonial de Melilla.

Al río revuelto del terrorismo islámico, ganancia de los eternos pescadores oportunistas de derechas, perdón por la redundancia.