lunes, 24 de noviembre de 2014

Al avión se viene a sufrir

Asientos más estrechos o más caros

Los asientos más estrechos o más caros

Viajar en avión es una experiencia mucho peor que viajar en autobús. Lejos quedan los tiempos del glamour, de la exclusividad y la elegancia... Ahora ese lujo está reservado a (muchas) líneas de autobuses con amplio espacio, privacidad y público mucho más educado y menos botellonero.

La batalla reside en el espacio, tal y como publicaba ayer El País, que se va reduciendo paulatinamente para meter sardinas pax en el espacio más reducido posible, a no ser que se pague un extra. Y no es que sea incómodo, es que puede llegar a ser peligroso por la posibilidad de desarrollar un trombo debido a la inmovilidad.

Defiende rodillasSeatguru, la página web que constituye el referente sobre asientos en la aviación comercial señala que el espacio para las piernas se ha reducido en 3 pulgadas, 7,5 cm, lo que a veces imposibilita abrir un portátil y origina verdaderos conflictos si el pasajero de adelante reclina el asiento. De hecho ya se vende por internet dispositivos para impedirlo, como el conocido knee defender  tal como publicó recientemente El Viajero Inmóvil .

Pero también se ha reducido el ancho de los asientos, a pesar de la ola de obesidad que se abate sobre los países occidentales, exactamente una pulgada menos. Y los aviones que tiene previsto fabricar Airbus y Boeing en los próximos años son de pasillo único. Salir del asiento será un suplicio o un ejercicio de contorsionismo.

Y viene especialmente a cuento la clasificación que ha realizado la página O2B de las mejores clases turista: por este orden, Singapore Airlines, British Aiways, Emirates, Iberia, (sí, Iberia, han leído bien) y Qatar Airways.

Como dice O'Leary, que ha pasado de interpretar al payaso tonto a hacerlo de payaso augusto, a la vez que consejero delegado de Ryanair, los aviones son ahora autobuses con alas. Ojalá.