lunes, 9 de junio de 2014

Llenar huecos o repetir errores

Diaz Ferrán cazando con el Rey

Gowaii compra Trapsatur

Uno se preguntaría si los huecos o los nichos en el mercado turístico español son tan evidentes como para seguir los pasos de los precedentes, o los errores son persistentes en el tiempo y los perpetran incluso parecidos protagonistas.

Porque parece evidente que Gowaii, pronúnciese Go Away, sigue escrupulosamente los pasos de la quebrada Orizonia. Su fundador Javier Diaz viene de allí, tiene un socio financiero en forma de capital riesgo, Springwater, donde Orizonia tenía a Carlyle; recoge los pecios de Marsans, -para mayor yu yu tiene sus oficinas en el edificio Pórtico, que fue sede del grupo de Diaz Ferrán-, ahora compra Trapsatur, y antes Nautalia del infausto Lucas, también ex Marsans. Todo parece indicar que corre hacia el horizonte sin tener un proyecto muy definido, sin cerrar todavía, por cierto, la compra de Transhotel. 

Springwater y Gowaii
Además parece que flota en el aire cierto desencuentro entre el propio Javier Diaz y sus socios de Springwater, uno con mentalidad industrial, el otro puramente financiera. El CEO calificó recientemente la relación entre ambos como La Vida de Pi.

¿O será que ese es precisamente el modelo, sacando beneficio de quiebras, cierres, expedientes de regulación de empleo, concursos de acreedores, etcétera?

Porque desde luego Carlyle no perdió un euro con el petardo de Orizonia, aunque cabe recordar que Diaz Ferrán, el gran patrono español, jefe nacional de la CEOE, que compartía cacerías con el Rey y ponía la finca, está en la cárcel.

Como decía la frase, cuando la historia se repite, la tragedia vuelve en forma de comedia. ¿O era sainete?