miércoles, 19 de febrero de 2014

El turismo rural vira al exterior

Planazo de Soria 


El turismo rural se hunde en la misma burbuja que lo creó. En él se invirtieron buena parte del dinero negro obtenido en la construcción y por otra parte, con ese mismo dinero negro, se viajaba al campo a alojarse en casas rurales carísimas, a veces más que Paradores, sin servicios, nada profesionales, en un sector atomizado, disperso, poco o nada tecnológico y que, además no creaba empleo. De las 15000 casas rurales existentes, hay poco más de 19000 puestos de trabajo directos, 1,2 por establecimiento, siendo los indirectos a menudo sumergidos y en negro.

La crisis arrasó el sector y la demanda, en un 85% española, cayó como una piedra, propiciando la sequía actual. Sólo en 2013, la bajada sobre el año anterior fue del 8%.

El inepto ministro del ramo, que se ocupa sobre todo de las eléctricas, de chinchar a las renovables y sus cándidos inversores y de las prospecciones petrolíferas, y su no menos incompetente Directora General de Turismo, Isabel Borrego, han acabado por ceder a los lloros de los atrapados en la burbuja rural y han elaborado un Plan Integral de Turismo Rural 2014, que básicamente propone aumentar la demanda internacional a través de las oficinas de promoción exterior y la red Spain.info y unificar la clasificación de los alojamientos con un sistema de estrellas verdes. Y poco más.

Claro que muchos propietarios ya han cobrado los fondos de la Unión Europea dedicados a este fin y han lavado buena parte de dineros opacos que no sabían qué hacer con ellos. Ahora toca cerrar o reinventarse, porque el planazo de Soria y sus muchach@s no se lo cree ni la señora Borrego.