lunes, 13 de enero de 2014

Los Lagartos exorcizado por Viajes para Todos

El grupo turístico Transvía ocupa Ferraz 3

El grupo turístico Transvía ocupa Ferraz 3

Los bajos de Ferraz 3 albergaron durante muchos años el bar Muñoz, mejor conocido como Los Lagartos, por ser el nombre de los medios cubatas, una bebida que mezclaba refresco de ignoto origen con un alcohol de garrafón made in Talavera que brindaba unas resacas que podían rivalizar con cualquier experiencia lisérgico-mística.

En sus sótanos se reunían durante la Dictadura grupos de la oposición más radical y en concreto conspicuos simpatizantes, algo borrachuzos, de Leon Daviedavich Bronstein, más conocido por Trotsky.

Años más tarde, se hizo famoso por su terraza, cambió el alcohol peleón por ginebras y rones menos asilvestrados, que servía con orgullo su retrechero camarero tamaño hobbit, Vicente, que se vestía de chulapo todos los sanisidros y aparcaba a su señora en una silla sin mesa todas las tardes. Sus parroquianos, sentados bajo la sombra de un enorme plátano hoy sustituido por una insípida estatua de Argüelles, veíamos pasar a los famosos del barrio capitaneados por Eduardo Serra, el atildado ex ministro de Defensa y más tarde a la sin par y dicharachera Carmen Sevilla.

Hoy, tras ser brevemente sede bancaria, alberga las nuevas oficinas de Viajes para Todos, que servirá de punto de partida a excursiones de guiris, latinos y madrileños casposo-nostálgicos por las ciudades limítrofes, y el Valle de los -Fusilados- y Caídos por Dios y por la Pasta.

Suponemos que previamente los dueños hayan realizado un exorcismo en los bajos de tan emblemático local.