viernes, 6 de septiembre de 2013

Globalia agita el anzuelo

Franquicias Halcón

Franquiciado, desesperado, autoexplotado...


Parece ser que Globalia se inclina por ahorrarse las indemnizaciones ofreciendo a algunas oficinas, previsiblemente las que soportan un alquiler menos gravoso, el autoempleo, el autoengaño, sustituyendo a dos o más trabajadores por uno sólo, franquiciado, desesperado y autoempleado.

Es decir, la utopía de quedarse solo en una oficina a pie de calle, atendiendo el teléfono, el ordenador, algún cliente despistado y con el cartelito de "Vuelvo en 5 minutos" siempre a mano.

Globalia les promete también que "algo subiríamos las comisiones" y que no les va a robar su cartera de clientes.

Ahora bien, al autoempleado se le exigirá el aval correspondiente de 30.000 euros.

En resumen una oferta irracional e inviable para desesperados ante el paro y la crisis y un auténtico chollo para Globalia que mantendría un cliente de sus productos, se ahorraría las indemnizaciones y se quitaría de encima a las agencias menos rentables, mientras Hidalgo juega ahora con Air Europa, su reciente y flamante juguete favorito, tras el desastre de su abortada compra de Orizonia.