lunes, 1 de julio de 2013

Larga noche para el emisor

El otro ministro Soria

Los pagos al extranjero caen más del 21%

Con los datos del primer cuatrimestre del 2013 en la mano, las cifras cantan. Desde que se pinchó la burbuja del ladrillo que hizo que los viajes al extranjero se cubrieran de supuesto "glamour" en  el año de gracia de 2007, los pagos de los españoles en el extranjero se han desplomado en más de 20 puntos, concretamente el 21,63%.

Si tomamos 2007 como base 100, hoy se gasta el 78,36% de lo que se gastó hace seis años.

Si a los fríos datos sumamos los reiterados cantos a la autarquía, a viajar por España y olé del ministro Soria y adláteres, que nos recuerdan otros aires y al ministro Fraga con el MegaMeyba bañándose en Palomares, el sector emisor en España va a pasar un largo invierno.

A la crisis del sector se unen las catástrofes de Marsans y Orizonia, lo que ha incrementado la desconfianza del viajero autóctono que ha asistido atónito a ver cómo sus billetes o sus depósitos se esfumaban sin dejar rastro.

El desamparo de los consumidores, a pesar de fianzas y avales millonarios que tienen que pagar los operadores, hace que los viajeros tengan que pensárselo mucho para desdeñar la confianza que le brinda el único grande que queda, que a pesar de sus actuales dificultades, presenta una solidez incontestable. En efecto, Viajes El Corte Inglés, que no hace más que arañar cuota de mercado a su cada día menor competencia. Porque Globalia se quiere volcar en su nuevo juguete Air Europa y tira la toalla en el capítulo de agencias.

Se ve una luz muy lejana al final del túnel para los independientes...

Continuará...