viernes, 17 de mayo de 2013

El incierto panorama del periodismo de viajes

El PaisViajes Nautalia

El País busca ingresos desesperadamente

La crisis del negocio periodístico tal y como se entendía en el pasado siglo, sumada a la crisis de la publicidad y condimentada con la crisis del periodismo analógico en papel, hace que se busquen desesperadamente nuevos ingresos publicitarios en el modelo digital. Acabamos de asistir al cierre de la revista Altaïr, después de haber bailado infructuosamente con varios socios, el más sonado de ellos RBA, precisamente por no haber querido o sabido abordar el cambio a digital.
Prisa ha registrado unas pérdidas de 12,03 millones de euros en el primer trimestre de 2013, lo que representa un aumento del 49,7% en relación a los 8,04 millones del mismo periodo del año anterior.

Hace unas semanas, El Viajero de El País, anunciaba un acuerdo con Nuba para publicitar y vender viajes "de autor" de la selecta y selectiva compañía Nuba, viajes de gama alta para viajeros sin problemas de presupuesto y que buscan cierta glamourización de baja intensidad. En la actualidad parece que finalizado y no operativo.

Hoy anuncian la apertura de una "agencia on line", El País Viajes donde vender los viajes de Nautalia bajo una interfaz distinta a la imagen vendecruceros de la compañía de Lucas, -ex directivo de Marsans que salió casi indemne de la quema-, destinada a un público sin puñetas.

Cabría preguntarse si el resto de compañías dedicadas a los viajes se anunciarán en un medio que baila sólo con esas dos parejas. O quizá es que los ingresos de publicidad sean tan escasos en El Viajero, que sus responsables hayan decidido que "de perdidos al río" como diría un turista de Nautalia o "from lost to the river" que diría un viajero de Nuba.