jueves, 25 de abril de 2013

Del raquitismo a la anorexia

Halcon cierra en Princesa

Desplome del turismo emisor

El sector emisor en España nunca ha sido de masas, más bien de lo contrario, pero al calor de la burbuja del ladrillo pareció amagar con un tímido despegue.

Las cifras actuales y la cadena de cierres, las últimas Orixá Madrid o Beagle Barcelona, el ERE de Años Luz, y las brutales dietas de adelgazamiento del propio Beagle, Terral, Avial... por no hablar, claro, de Orizonia, o el cierre de la carismática agencia bandera de Halcon Viajes en la calle Princesa de Madrid, la antigua Melia, (en la foto), confirman que la situación de raquitismo de los años 70 vuelve a su anoréxico estado estructural en pleno siglo XXI.

  • Radiografía del sector
La nube de agencias especializadas en viajes en grupo o a la medida, véase la sopa de siglas que se han aliado en Triping para intentar encontrar masa crítica, vuelve a encontrarse con la tozuda realidad.

Según el último estudio del Instituto de Estudios Turísticos, el turismo emisor, los españoles que viajan al extranjero, son pocos, sólo un 7,7% del total de viajeros, y lo hacen sobre todo  a destinos fronterizos, con Francia a la cabeza, seguida de Portugal, Italia y Marruecos, que en total acaparan un 71% de viajes. Pero si a los fronterizos les sumamos Alemania y Reino Unido, la cifra alcanza el 85%.
cifras turismo emisor

El resto viaja a las Américas, un 9,9% llevándose la mayor parte América del Sur, con un 6,8%. Le sigue Asia con un escuálido 4,4%, sin llegar al medio millón de viajeros al año, para acabar con el África no marroquí, con escasos 200.000 viajeros.

  • Y a peor
Pero si esas fueron las cifras de 2012, ya muy tocadas por la crisis y el abrupto descenso del consumo, esas mismas cifras solidifican vertiginosos descensos.

Primero, el número total de viajeros al extranjero descendió un 8,6%, mientras que el de turistas interiores no se beneficia de ese posible trasvase, porque también cayó, pero sólo un 0,5%.

Segundo, por destinos, todos bajan, excepto Asia. Europa pierde un 9,1% en total, África un 2,3% y sólo sube el continente asiático un sólido 19,9%.

A América no le ayuda nada -desciende un 17,7%-, el alto precio de los billetes de avión. Como siempre, las playas del Caribe menos exclusivo, República Dominicana y la Riviera Maya mexicana, acaparan el grueso de los viajes y también el grueso del total de la caída, que, al margen de los Estados Unidos, arroja un 22,2%.

Las competitivas tarifas aéreas y los países emergentes, India y China, explican en parte la sólida subida del continente en las preferencias de viaje de los españoles, turistas y viajeros de negocios, con casi un 20%. Todas las aerolíneas compiten ferozmente entre sí y con la pujante Turkish que ha entrado como un ciclón desde su estratégica base de Estambul. Pero los números son inflexibles. Ha vuelto a bajar el número de españoles que viaja a India, mermando el lánguido tope que llegó a alcanzar antes de la crisis, apenas 55.000 personas, según cifras de la Embaja de India en Madrid, que gestiona el visado.

Y como siempre, en comunidades autónomas, las más emisoras son Cataluña, Madrid, Andalucía y Valencia. Por ese orden. País Vasco y Navarra, se alejan del podio.

  • Reinventarse o cerrar
¿Volverá el espejismo de los años de la burbuja? Nadie de los agentes contactados por Dreamberry apuesta a medio plazo por ese espejismo de ladrillo, despilfarro y billetes de 500. Los que sostenían que las cifras eran tan exiguas que sólo podrían crecer, ahora se plantean lo difícil que es consolidar una tendencia que no dejó de ser una moda, un efímero trending topic, lubricado por los viajes de un solo uso, el turismo nupcial.

En estos tiempos de marcha atrás en todos los ámbitos y todas las ideologías, parece volver a la más rancia tradición: el chiringuito, la paella y las costas enladrilladas del Mediterráneo, como destino barato de nuestros viajes. Volvemos a otra palabra de moda: el emisor tendrá que reinventarse.