miércoles, 27 de febrero de 2013

De entre los muertos

Viajes Iberia resucita


Los bancos ya han bendecido la operación de Barceló, de quedarse con 155 de las 955 agencias de la marca Vibo (sin vivir en mi) y las marcas Viva Tours y Viajes Iberia. De hecho, Barceló parece estar firmando preacuerdos de contratos con ex trabajadores de Orizonia.

Recuperan así el nombre primigenio de la casa, Viajes Iberia, cambiado en Orizonia tras una costosísima operación de marketing que no sirvió para nada, excepto efectuar un serio y algo oscuro desembolso, y afrontar el ridículo y las chanzas generalizadas que el nuevo nombre provocó en el sector.

Por otra parte, Barceló, parece dispuesta a afrontar y gestionar cuatro millones de euros de depósitos efectuados por clientes con cargo a viajes que, eso sí, tendrían que comprar su viaje en las agencias propias.

Y Juan José Hidalgo, presidente de Globalia, ha rechazado las acusaciones de Carlyle de beneficiarse de la quiebra y ha culpado a Competencia del retraso en su dictamen, que ha hecho que 4000 trabajadores se queden en la calle, gracias a su lentitud, que al parecer sufrió un interesado empujón en los últimos días para que primara los inconvenientes y asustara a Globalia, haciéndole pensar que podría perder 60 millones de euros de los 140 que pensaba invertir en diversas fases hasta su culminación.