lunes, 7 de enero de 2013

Un 2012 para olvidar, un 2013 de vértigo

ERES, concentración, oligopolios y  pinza

El 2012 ha traído poco más que disgustos. Muchos EREs, incluso en aquellas entidades que como El Corte Inglés obtienen jugosos beneficios. No digamos en las demás, incluido el grupo Globalia, que no tiene empacho en comprar a su rival, -la tambaleante Orizonia, la que pudo ser y no fue, como en el tango-, para hacer un oligopolio, pese a sus problemas internos... O quizá precisamente debido a ellos. 
Barceló también se aplicó un ERE, poco antes de intentar también hacerse con Orizonia.

Catai, tras la muerte de su inquebrantable dueña, aplica también un expediente de regulación aunque más light que sus competidores. También fallece Gonzalo Pascual, con el corazón menos coriáceo que su compinche, Diaz Ferrán que acaba en la cárcel, junto con sus testaferros.

Otras desaparecieron como Nobel-Indoriente aunque su dueño, el inefable Peregrín, dado su "éxito", pasa a ocupar un alto cargo en Orizonia, quizá a repetir la faena.

Pero Competencia prefiere poner en la mira a los grupos de gestión y abre expediente sancionador a GEA, para que, junto a la crisis y la concentración, barra a esos incómodos competidores que son las agencias independientes, acabando con una forma de compra a los proveedores en mejores condiciones. 

No obstante la crisis se ceba con el sector: se calculan en 10.000 la pérdida de empleos en el año. Y en 4000 el número de pequeñas agencias que han ido cerrando en los dos últimos años. 

¿Y las online? Mal, gracias, aunque afirmen lo contrario, porque la crisis y el receso del consumo viajero ha afectado de lleno a su público de clase media y destinos también medios.

¿Y Fitur? De eso mejor ni hablamos, que sigue con sus precios de antes de la crisis -véanse lo que cobran por el stand más pequeño, unos 3000 euros y no digamos ya por acceso a Internet-, mientras que su tamaño sigue reduciéndose. Dentro de poco, todos los expositores cabrán en un sólo pabellón que se llamará "Mundo".

Continuará...