martes, 5 de junio de 2012

El yate de Diaz Ferrán varado

El juez impide que se lo lleven a Islas Vírgenes

Con el nombre de su esposísima al revés, Leuqar por Raquel, el expresidente de la CEOE, intimísimo de Aguirre y católico a machamartillo, bautizó su yate de lujo. Ahora ha querido llevárselo a las Islas Vírgenes (sic) antes de que el juez Pedraz pueda arrebatárselo para hacer frente a un presunto fraude de 4,4 millones euros al frente de Marsans, que podría llevarle a la cárcel, cosa que ni el más ingénuo párvulo puede siquiera imaginar.

Se ha desmentido rotundamente que Carlos Dívar pudiera haberlo utilizado en sus semanas caribeñas y así, según Gallardón, ha salido, si cabe, más fortalecida su figura y la del entramado judicial ante el común de los peatones de la historia.