jueves, 10 de mayo de 2012

El joven turismo emisor se resiente


  España cae varios puestos en el ranking de la OMT

Hace pocos años que España es país emisor en turismo, tras los primeros escarceos de hippies madrileños y catalanes -y algún vasco despistado buscando cordilleras- en el Magic Bus o en autobuses con menos glamour conducidos por melenudos tragamillas, o fundando Asociaciones de Amigos de India, África... o lo que se tercie.

Desde ese tímido comienzo se fueron escalando puestos hasta llegar al undécimo lugar tras la década del ladrillo prodigioso, en que había gente que viajaba un mes sí y otro no, aunque no sabía muy bien dónde.

Las agencias emisoras habían aguantado la crisis mejor que las receptivas y las dedicadas al turismo interno, poco profesionalizadas, atomizadas, y sin producto propio ni especializado. Pues según la Organización Mundial del Turismo, empieza el declinar el emisor y España baja hasta el puesto décimo octavo, desde el año 2008 cuando nuestros particulares trotamundos de baja intensidad pero sólido gasto, invirtieron 13.800 millones de euros en conocer el extranjero.

El ránking de los 25 mercados emisores con mayor gasto turístico en el extranjero sigue encabezado, un año más, por Alemania, con 60.600 millones de euros, un 2,8% más respecto a 2010.

Mientras, los mercados emergentes crecen espectacularmente, sobre todo los BRIC: Brasil (+29,5%), Rusia (+22%), India (+32,9%) y China (+32,2%).