lunes, 30 de enero de 2012

Volar en tiempos revueltos

Spanair echa pie a tierra

La compañía catalana por elección echa el cerrojazo y deja miles de pasajeros sin billetes y alrededor de 4000 trabajadores en la misma situación, pero con un futuro más negro en estos tiempos de crisis.

Iberia lidia con el el colectivo de pilotos SEPLA empeñado en que o ellos -y sus privilegios- o ninguno, y sigue de huelga.

Mientras la antigua aerolínea de bandera prepara su desembarco en Iberia Expres, una aerolínea de bajo costo para alimentar el hub de Barajas, en la que no se sienta atada de pies y manos.

Hidalgo se muestra harto del SEPLA en Air Europa y barrunta un futuro limpio del grupo de presión o vender parte o toda la compañía.

Vueling sube en bolsa tras el cierre de Spanair y ser relame con los cuatro millones de pasajeros que deja Spanair huérfanos, sobre todo en las islas.

Ryanair se frota las subvenciones propias mientras deplora las de sus rivales, sigue tratando a sus clientes como a ganado y les arrebata sus dineros en la web mediante trucos que sonrojarían al propio Ruiz Mateos.

Los viajeros, los consumidores, los mayoristas, las agencias que venden paquetes, los trabajadores... sufren las consecuencias de la salvaje desregulación neoliberal.

Continuará...